Planeando una experiencia de aprendizaje en Telegram

Luego de conocer parte del enorme potencial de esta herramienta (Ver artículo anterior), que te parece si nos enfocamos en pensar como usar la misma para desarrollar contenidos educativos y compartirlos con tus estudiantes, para ello te propongo lo siguiente:

Usemos un canal para publicar los recursos y las actividades del curso, asignatura, taller, seminario, otros. Seguramente, te preguntaras ¿Por qué un canal y no un grupo? La respuesta es muy simple si has usado grupos con fines educativos. La cantidad de mensajes que se generan en un grupo, dificulta conseguir la información de valor compartida por el docente, especialmente para aquellos usuarios menos diestros en el uso de grupos en plataformas como WhatsApp o Telegram. Mientras mas grande es el grupo, la cantidad de mensajes en un grupo puede ser algo muy difícil de gestionar, por lo que la información se extravía en ese mar de contenidos.

En un canal, la única persona que podría publicar contenidos es el docente, por lo que los estudiantes tendrán la certeza y seguridad que en ese espacio encontraran los contenidos, las actividades a realizar y toda la información de interés para el desarrollo de la experiencia de aprendizaje sin el ruido que se generan en los grupos.

Una ventaja adicional, es que al sumarse una persona a un grupo o canal en Telegram, esta herramienta le permite recuperar hasta 50 mensajes publicados con anterioridad en el espacio al cual se esta uniendo. Esto garantiza que un estudiante al sumarse tarde al canal, pueda conocer la información previamente publicada por el docente. Esto no pasa en WhatsApp, ya que, si una persona se une tarde a un grupo, esta obligado a pedir la información publicada para ponerse al día.

Otra ventaja de Telegram, es la posibilidad de anclar mensajes en la ventana del canal o grupo, lo cual le permite al docente dejar fijo y visible a todos, un mensaje con las orientaciones, programa del curso, plan de evaluación o cualquier otra información de valor.

Finalmente, al crear un canal puedes configurarlo para crear o vincular un grupo existente, de esta forma tendrás un espacio de difusión de contenidos (canal) y otro espacio destinado a la interacción con los estudiantes de tu curso (grupo), ambos vinculados. Cuando se realiza esta configuración, en el canal se muestra un botón que invita a conversar en el grupo, al hacer clic, el participante se une de forma inmediata.

Si ya lo tenemos claro.. entonces usaremos un canal para publicar recursos y actividades a realizar en el curso por parte de los estudiantes. En este espacio la comunicación será unidireccional y libre de todo el ruido generado por mensajes de los estudiantes.

En paralelo crearemos un grupo en Telegram, asociado al canal, en donde podremos socializar con los estudiantes, resolver dudas e inquietudes sobre los contenidos y las actividades a realizar e incluso recibir por esa vía algunos de los productos previstos en el plan de evaluación.

Los grupos en Telegram permiten que se unan miles de usuarios, pero para nuestro caso no creo que sean mas de 100. Estos espacios pueden ser configurados como de acceso publico o privado, para nuestra experiencia, tanto el canal como el grupo deberán ser de tipo privado. Cada espacio (canal y grupo) contara con una URL de invitación para que podamos compartirla con los estudiantes. Telegram nos permite administrar los usuarios del grupo, modificando de ser necesario los permisos otorgados para la publicación de contenidos en el espacio virtual.

Raymond Marquina

CEO de AULACIETE.
Profesor Asociado de la Universidad de Los Andes en Mérida, Venezuela en las Cátedra de Nuevas Tecnologías de la Escuela de Medios Audiovisuales.
Experto e-learning. Creador de narrativas educativas transmediaticas.

You May Also Like

¿Telegram o WhatsApp?

Artículo: La experiencia del CLUSTER de Enseñanza -Aprendizaje #AULACIETE

Podcasting

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *